Tras reclamo de ilegalidad del Comité de Defensa de Valparaíso Alcalde se mostró tranquilo y entregará respuesta en los próximos días

Mercurio Valparaíso miércoles 05 de Agosto 2009

Una nueva arista en su contra suma el proyecto turístico inmobiliario Puerto Barón, del grupo Mall Plaza, luego que dirigentes del Comité de Defensa  de Valparaíso interpusieron un reclamo de ilegalidad en contra de las resoluciones  municipales, argumentando que existen irregularidades en el proceso de la Enmienda y modificación al Plano Seccional Borde Costero aprobado por el Concejo Municipal.

La presentación la efectuaron los dirigentes Juan Mastrantonio y María Quezada. Esta última comentó que el acto administrativo es ilegal, porque no se sujeta al procedimiento administrativo y porque «además han sido elaborados para ajustarse a los intereses económicos de un proyecto concreto, con infracción de las disposiciones que regulan la planificación urbana».

Mientras el alcalde Jorge Castro dijo estar tranquilo y confiado que han procedido de acuerdo a derecho. «Tengo la firme convicción que hemos cumplido los pasos que la ley indica  para este tipo de procedimientos, y en esta contestación van a quedar claras todas sus interrogantes».

A su vez, el concejal y abogado porteño Abel Gallardo, comentó que este reclamo lo contempla  la Ley de Municipalidades y en «un plazo de 15 días  debe ser respondido por la autoridad edilicia. Con esa respuesta  o silencio del municipio, luego la parte reclamante  puede recurrir a la Corte de Apelaciones que resuelve en única instancia. Es preocupante  el tema, porque  se va  a alargar ya que  el recurrente tiene la voluntad de llegar a la Corte de Apelaciones, donde, los tiempos no son breves».

Mercurio Valparaíso, 11 de Agosto de 2009

En declaraciones a este Diario, Beltrán Urenda, ex senador, abogado y empresario naviero, ha advertido sobre carencias en las políticas portuarias. Reconociendo la importancia del desarrollo del turismo y de la actividad universitaria, advierte sobre la necesidad de prestar mayor atención al puerto, como actividad básica de la ciudad.

Aludió al tema de la accesibilidad, donde  si bien se han invertido 200 millones de dólares en el  Acceso Sur, se ha olvidado el ingreso por Cabritería, sector Barón-Placeres, que permitiría otro vínculo carretero al terminal. Postula, además, que una parte sustancial de los ingresos del puerto se queden en Valparaíso y que el alcalde tenga dentro del esquema portuario derecho a expresar el punto de vista de la ciudad. Al respecto, destacó que en la mayoría de los  puertos  del mundo  el municipio participa de los recursos  generados por el terminal marítimo e incluso es el dueño.

Recordó, asimismo, que actualmente los directores de la  Empresa Portuaria son de exclusiva confianza del Presidente de la República, ignorándose a la Municipalidad, cuyo alcalde y concejo son designados por elección popular en representación de la ciudad. Así, la comuna sede del puerto, carece formalmente de voz en decisiones portuarias  que la pueden afectar como tampoco participa de los beneficios  económicos  que genera el terminal.

En la gestión portuaria se echa de menos la participación de la Municipalidad como organismo representativo de la comunidad.  

Estas observaciones de un antiguo servidor público que practica lo predica, son importantes para Valparaíso en momentos en que hay decisiones pendientes en cuanto al puerto y al borde costero. Está pendiente la licitación del terminal correspondiente al espigón y también  la superposición de propuestas residenciales y de servicios en el  tramo Puerto-Barón del frente portuario. Lo anterior supone, por una parte, elevadas inversiones y, por otra, decisiones que serán  gravitantes para el futuro portuario de la ciudad.

Las declaraciones  de Beltrán Urenda no constituyen una opinión aislada, sino que son expresión de una inquietud generalizada en cuanto a la estructura portuaria y al futuro de Valparaíso a las cuales es conveniente prestar atención.