Quienes Somos

Décimo Sexto Aniversario Asonave 2008


Institución cuenta con 40 empresas asociadas y 133 oficinas en todo Chile


 Con un almuerzo realizado en el Club Naval de Valparaíso, donde asistieron autoridades del ámbito marítimo portuario, además de representantes de diversas empresas afiliadas a la Asociación Nacional de Agentes de Naves A. G., se celebró el 20 de junio pasado el décimo sexto aniversario de la Asociación Gremial.

La institución, fundada el 24 de junio de 1992, ha tenido un crecimiento sostenido a través del tiempo, pues en sus inicios comenzó con 8 empresas asociadas y actualmente cuenta con 40 empresas y 133 oficinas distribuidas en diversos puertos a lo largo de todo Chile, que atienden a un importante porcentaje del comercio exterior de nuestro país.

En la ocasión, el Vicepresidente Ejecutivo de Asonave A.G., Carlos Manterola Carlson, destacó la importancia de este nuevo año de vida para la Agrupación y la representatividad que ha conseguido en el sector. “Este aniversario lo celebramos con bastante dedicación y orgullo, por cuanto hemos logrado pasar a ser los genuinos representantes del sector marítimo y especialmente de los agentes de naves y muellaje del país”.

El dirigente gremial señaló que una de sus mayores inquietudes está orientada a que se perfeccione el modelo de concesiones portuarias vigente para que los terminales que aún no han sido licitados, y en especial los espigones de Valparaíso y San Antonio, sean operados por el sector privado bajo un sistema multioperador, con el objetivo de potenciar la competencia, ofrecer mejores tarifas y, así también, asegurar la permanencia en el mercado de las Pequeñas y Medianas Empresas del rubro portuario. 

 

En este contexto, Manterola manifestó su rechazo a la posibilidad de que el Sistema de Empresas Públicas, SEP, inicie el proceso de licitación del puerto de Coquimbo. “Espero que no se licite Coquimbo, porque éste es un puerto que de acuerdo a la ley no puede ser concesionado, por cuanto se requiere para ello de un informe de la Comisión Preventiva Central y en la Cuarta Región no hay un puerto alternativo, entonces no habría competencia. Si se concesiona a nosotros nos da la facultad de poder ejercer todas las acciones que el derecho pone a nuestro alcance para poder parar esa privatización”. 

A su vez, considera que en los terminales concesionados no se han realizado inversiones sustanciales en infraestructura desde la administración estatal de los puertos y que “el financiamiento de las reparaciones y construcciones de nuevas obras portuarias debe estar a cargo de las Empresas Portuarias”, porque como afirmó en su discurso: “No invertir en puertos es no invertir en el futuro de Chile”. Además, planteó que los puertos debieran ser traspasados a los municipios a los que pertenecen para que las utilidades que éstos generen vayan en beneficio directo de la ciudad.

En cuanto al proyecto Puerto Barón, El Vicepresidente Ejecutivo de Asonave A. G., reiteró su rechazo a esta iniciativa, pues cree que el desarrollo inmobiliario en el sector no es una prioridad tomando en cuenta la necesidad que existe de contar con nuevos frentes de atraque en el puerto de Valparaíso. Una opinión similar tiene Simón Mackenzie Macqueen, Primer Vicepresidente de Asonave A.G.: “Nos preocupa mucho que las inversiones que se han hecho en el puerto de Valparaíso se conviertan en desarrollo inmobiliario, para nosotros no es lógico que todos estos terrenos que son tremendamente valiosos por la posición que tienen se entreguen para desarrollos que no son para lo que estaban destinados. Siempre se habla de Valparaíso como ciudad puerto y en este momento pareciera que hay una confrontación entre la ciudad y el puerto, y no debería ser así. La gente que trabaja en el puerto es la que vive en la ciudad, entonces si se empieza a disminuir la capacidad de trabajo portuario finalmente se disminuye la ciudad también”.

Frente a los requerimientos de extensión del puerto de Valparaíso, Carlos Manterola Carlson, dio a conocer nuevamente sus reticencias a la alternativa del acceso sur para ampliar el Puerto, que a su juicio, posee ciertas restricciones en comparación a la idea propuesta por la asociación de ampliarlo por el lado norte con un acceso por Cabritería. “El acceso norte por Cabritería es la única solución que tiene el puerto para crecer. El acceso sur aleja en 22 km. la principal zona de consumo y producción de Chile que es Santiago. En cambio, Cabritería lo acerca y nos deja a la misma distancia de Santiago que San Antonio, con una pendiente bastante “amigable” que no impide el tránsito de camiones y disminuye la posibilidad de accidentes”, aseguró el dirigente gremial.
 
Durante la ceremonia, Manterola dio a conocer también la voluntad del gremio de proponer modificaciones para mejorar la relación contractual con los trabajadores marítimos y portuarios. Así como reiteró el compromiso que se han planteado de seguir trabajando en la representación de los intereses de las empresas del sector y en defensa de la libre competencia dentro del actual sistema de concesiones portuarias en Chile.