Quienes Somos

Asonave se refiere a resultado de licitaciones portuarias


En los puertos de San Antonio y Valparaíso 06 de mayo 2011 Mundo Maritimo

Tras el cierre de los procesos de recepción de ofertas el pasado 29 de abril, de las licitaciones que se desarrollan en los dos principales puertos de la Quinta Región, el vicepresidente Ejecutivo de Asonave, Carlos Manterola, manifestó su satisfacción de que se hayan presentado tres ofertas por el Puerto de San Antonio, pero lamentó “el fracaso de la licitación del puerto de Valparaíso”.

El ejecutivo dijo que “nos alegró que hayan existido tres ofertas por San Antonio, entre ellas, dos provenientes de reputadas compañías chilenas del sector marítimo portuario y la tercera de una empresa constructora asociada a Marítima Dávila de España, lo que garantiza  una  adecuada competencia”.

Sin embargo, señaló que “nos llama la atención la poca cantidad de ofertas recibidas y la ausencia de grandes grupos portuarios internacionales que han participado en otros procesos similares, como por ejemplo, en Perú”.  

¿Qué opina del caso de Valparaíso?
Lamentamos el fracaso de la licitación del puerto de Valparaíso, pero en realidad esperábamos que fuese así, dado que siempre hemos dicho que el proyecto de ampliación estaba mal diseñado. Esta realidad atrasa y perjudica el desarrollo de Valparaíso, brindando menos oportunidades a sus ciudadanos en su actividad originaria y de mayor potencial.

¿Y cuales, a su juicio, son las deficiencias del proyecto de ampliación?
El acceso sur, que aparte de las limitaciones de sus tres túneles con dos pistas, -por los cuales no pueden pasar todo tipo de cargas-, no vemos cómo podría atender un flujo de camiones que se espera que pase de mover 10 millones de toneladas actualmente a cerca de 20 millones,  entrando todo este enorme flujo por el Terminal 1, el cual además es muy estrecho.

También está el problema de la falta de explanadas naturales y la falta de abrigo, dado que el molo no protege muy bien la zona proyectada, lo que afecta a las naves y sus operaciones, con sus inherentes riesgos.

Pero Valparaíso tiene a la ZEAL
La ZEAL regula el tráfico de bajada de los camiones y es, básicamente,  una zona de espera. Además esta espera es demasiado alta durante la temporada de exportación de perecibles, lo que es muy negativo y encarece toda la logística hacia atrás, al no poderse liberar los camiones “pegados” en la ZEAL, en espera de ser llamados.

En definitiva, si se hubiese agrandado el puerto oportunamente, de acuerdo a nuestra proposición avalada por numerosos proyectos históricos, no existiría la necesidad de esperar en una ZEAL, los camiones fluirían de mucho mejor forma haciendo todo el sistema más eficiente y productivo.

¿Y cuál era el proyecto de Asonave?
Hacer un puerto en Barón con un acceso por Cabritería libre de túneles, sin restricciones de altura para cargas sobredimensionadas y peligrosas que no pueden actualmente pasar por los túneles del acceso sur. Además, por temas de seguridad y otros, un puerto mayor y creciente como Valparaíso necesita contar con los accesos y mayores áreas de respaldo a las operaciones de transferencia de cargas.

Pero ahora se encuentra ya licitado el proyecto Inmobiliario de Barón
Así es, y es lamentable que la empresa portuaria haya asignado recursos escasos del borde costero de Valparaíso, y las únicas explanadas disponibles para ampliación portuaria, a un proyecto inmobiliario con un mall y viviendas que se pueden construir en cualquier otra parte. Aquí debería privilegiarse el bien país. Desde el punto de vista de asignación de recursos escasos, fue un error asignar recursos para éste tema inmobiliario antes de tener un buen diseño para el puerto, actividad que representa del orden de un tercio de la actividad de la ciudad, siendo su principal industria.

Además, se insiste en construir en una zona de alto riesgo de tsunami, como lo es el borde costero, habiendo solamente pasado un poco más de un año del terrible tsunami que afectó la zona sur y central de nuestro país.Chile es el país más sísmico del mundo y, -al igual que Japón y otros países del Pacífico-, sus costas están frente a las mayores lagunas sísmicas que existen en el planeta.

¿Y que puerto se debería priorizar: Valparaíso o San Antonio?
No debería existir tal división, ambos puertos son centros poblados importantes y la respuesta es “los dos”. Ambas ciudades-puerto se deberían desarrollar por igual, dado que ambas necesitan actividades industriales fuertes que las sustenten, dando empleos de calidad a su población.

También hay que mirar al futuro, como el gran surgimiento de los mercados del Asia Pacífico, la ampliación del Canal de Panamá y la recuperación mundial. Ya es hora de hacer algo importante en Puertos, señalando que hace casi 100 años que no se hacen nuevas “obras duras” en nuestros puertos centrales, y principales del país.

¿Y que se debería hacer para Valparaíso?
Un nuevo proyecto en Barón, con un buen diseño y visión de largo plazo, que garantice el fluido  tráfico del comercio exterior, libre de esperas e ineficiencias, existencia de sana competencia al interior de los puertos y entre puertos conforme a la ley.

La Ley 19.542 también considera la posibilidad que el Estado construya las obras de infraestructura  cuando no hay interesados en el sector privado, situación que debiera ser considerada en el caso de Valparaíso, construcción que se puede licitar y posteriormente también licitar la operación, -con los beneficios de la operación privada- de acuerdo a la ley.

Fuente: Asonave