Quienes Somos

Piden revisar nuevo mall en borde costero


Investigador PUCV y alcalde coinciden en que hay que analizar nuevos proyectos en el área

El último terremoto que afectó al país dejó una serie de interrogantes sobre lo que puede ocurrir realmente si se repitiera un tsunami de gran magnitud, esta vez en el borde costero de ciudades como Valparaíso o Viña del Mar, y también llamó a reflexionar sobre la responsabilidad en la planificación urbana para nuevos proyectos turísticos e inmobiliarios en zonas de inundación.

Así lo creen el alcalde porteño Jorge Castro y el profesor Marco Cisternas, de la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), quienes coincidieron ayer en que de forma preventiva y como parte de una correcta planificación de la ciudad, es bueno que se revise qué se construirá, cómo y dónde en el bordemar de la comuna, dando como ejemplo el caso del proyecto Puerto Barón de Mall Plaza.

El alcalde Castro informó que el estudio vial (rechazado en primera instancia) debe volver a entregarse en los próximos días y que, luego de esta fase, el proyecto deberá ser analizado en términos de seguridad, particularmente lo que puede ser el comportamiento del área ante un terremoto y tsunami.

El jefe comunal precisó que el megasismo del 27 de febrero cambió varias cosas en Chile, que llevan a replantearse “el comportamiento ciudadano, la construcción, también tiene que ver con cómo poblamos el borde costero o qué tipo de infraestructuras”.

En este contexto, Castro dijo que no tiene dudas que “va a haber de parte de la gente que hará la inversión, una principal preocupación por esto, por el sistema de construcción, por el sistema de evacuación, por la señalización, por el sistema de alarma;esas son situaciones que hoy, nos guste o no, vamos a tener que tomarlas en cuenta”.

Estudio

Con el apoyo de Unesco, el profesor Marco Cisternas lideró un grupo de científicos nacionales y extranjeros, analizando el efecto del cataclismo en 15 localidades entre Tumbes y Tirúa en la VIII Región. El investigador detectó cambios en la corteza terrestre, con levantamientos de hasta tres metros; y olas del tsunami entre 4 a 30 metros de altura. Lo que les llamó la atención, y de lo cual no tienen una clara explicación, fueron las variaciones en el arribo del mar a las costas. En efecto, en algunas localidades, el mar llegó a los 20 minutos después del terremoto, mientras que en otros sectores el océano golpeó las costas con cuatro horas de diferencia.

A la hora de las conclusiones, destacó las lecciones dejadas por el tsunami de hace 50 años en Valdivia. “En el área afectada en el anterior tsunami de 1960, no murió nadie. Esto demuestra la importancia de la educación y de actuar sin esperar alarmas, ni noticias de la autoridad. La única alarma que da la naturaleza es el terremoto”.

Ysobre las lecciones para Valparaíso, Cisternas expuso que para quienes construyan un mall en el borde costero, “la preocupación que tienen que tener, justamente, es estudiar la posibilidad de diseñar considerando esta variable”.